CONTROL DE GARRAPATA DEL GANADO, BOOPHILUS MICROPLUS ( CANESTRINI ) CON HONGOS ENTOMOPATÓGENOS.

Dra. Esperanza Rijo Camacho

Laboratorto de Entomófagos INISAV Calle 110 y 5ta B # 514 Playa Ciudad de la Habana.

INTRODUCCION

Las garrapatas son ácaros ectoparásitos, pertenecientes al grupo de los artrópodos y se dividen en dos grandes familias: La familia Ixodidae o verdaderas garrapatas y la familia Argasidae o falsas garrapatas. Hay garrapatas que durante su desarrollo sólo necesitan un huésped para completar su desarrollo como Boophilus microplus (Canestrini, 1887) , otras necesitan dos y hasta tres huéspedes: Ambllyomma cajennense (Fabricius, 1787) y Anocentor nitens (Neumann, 1897).

Las garrapatas durante su desarrollo tienen períodos que son parásitas exclusivamente y otras de vida libre en el suelo.

El grado común de infestación de los vacunos en muchas partes del mundo es de unos centenares de garrapatas y el motivo para ser combatidas son los tipos de daños que producen, los directos como lesiones locales que deterioran la piel, desarrollándose en dichas heridas dípteros y microorganismos que provocan infectacciones, pérdidas de sangre, daños por toxinas inyectadas por el parásito y transmisión de enfermedades.

Entre los daños que ocasionan las garrapatas, es la extracción de 0,5 a 2,0 ml de sangre, y dado que una res puede estar parasitada por varios miles de garrapatas, ésta sufrirá una pérdida en sangre de varios centenares de mililítros.

Toda esta información nos permite pensar, como el hombre ha tenido que luchar contra estos ectoparásitos y para esto ha utilizado desde aceites, petróleo crudo, soluciones arsenicales hasta sustancias químicas como Bayticol, Esteladón, Tifatol entre otros.

La resistencia que las garrapatas han presentado a los acaricidas químicos, ha hecho que la industria sintetice productos cada vez más tóxicos y esto a su vez ha contribuido al desequilibrio de las poblaciones existentes en el ecosistema. (Franz y col. 1980; Reach y Hopkins, 1981).

CONTROL NATURAL DE GARRAPATAS

Muchos son los entomófagos que se han registrado como reguladores de las poblaciones de garrapatas, los más importantes paracen ser las hormigas, hay referencias en Australia de los géneros Iridomyrmex, Asphaenogaster y Pheidole como depredadores de adultos repletos en el suelo (CSIRO, 1959). Además hay referencias que las hembras de Amblyomma cajennense y de Boophillus microplus son atacados por Solenopsis germinata (Cerny, 1969). Verrisimo, 1995 señala cuatro especies de hormigas, entre ellas Solenopsis saevissima como el más importante biorregulador de B. microplus, también depreda Amblyoma cajennense y Rhipicephalus sanguineus. En segundo lugar refiere la especie Camponotus rengeri , que presenta mayor actividad forrajera al anochecer y al amanecer y la hormiga Ectatomma quadridens que ataca a las garrapatas menos desarrolladas o menos ingurgitadas, principalmente en días húmedos. La cuarta especie de hormiga observada por Verrisimo no está clasificada, no obstante es una activa depredadora de huevos de garrapatas.

En Cuba son varios los autores que señalan a Pheidole megacephala como un regulador de huevos de B. microplus (Vega y Díaz, 1982; Castiñeiras y col. 1987; Rijo y col. 1992). Además Rodríguez y col. (1983), observaron las poblaciones de Amblyoma cajennense atacadas por el mismo depredador.

También se han observado otros controles naturales, Costa Lima (1915), encontró ninfas de Rhipicephalus sanguineus parasitadas por el himenóptero Hunterellus hookeri, posteriormente Alfeev y Klimas (1938) estudiaron en la antigua URRS, Hunterellus hookeri, parásito procedente de los EE.UU. y comprobaron que las ninfas de Ixodes ricinus y de Dermacentor marginatum, eran parasitadas por H. hookeri.

Los artrópodos no son los únicos reguladores biológicos de las garrapatas, hay otros depredadores como es la regulación que el propio huésped ejerce mediante el lamido o rascado de su piel; las aves también actúan al deprimir las poblaciones del ectoparásito al igual que las ratas y los ratones. (Barnett, 1961).

Además de lo expresado anteriormente, Sutherst y col. (1978) señalan que las aves pueden elevar la eficiencia de los programas de control integrado de garrapatas, sobre todo Buphagus spp. Por otra parte Bezuidenhout y Stutterheim (1980), estudiaron 53 ejemplares de Buphagus erythrorhynchus y encontraron que habían ingerido 21641 ixódidos, de los cuales los géneros Boophilus y Rhipicephalus fueron más representados.

Norval y Mc Cosker (1983), comunicaron que el lagarto arcoris (Mabuyu quinguetaeniata margarifer) es capaz de ingerir hembras repletas de Amblyomma hebraeum.

En el ecosistema además existen reguladores biológicos de garrapatas que caen en el grupo de los entomopatógenos y en 1974, Samsinakova y col. encontraron una hembra de Ixodes ricinus con micelios de Beauveria tenella cerca de la boca y en la región ventral y en 1987, Romaña y col. probaron 14 aislamientos de hongos entomopatógenos (Beauveria bassiana, B. brongiartii, Metarhizium anisopliae, Nomuraea rileyi y Paecilomyces fumoso-roseus) para controlar larvas del primer estadio de Rhodnius prolexus con mortalidad que varió entre el 30 y 100%.

En ese mismo año, en Cuba, Castiñeiras y col. demostraron la efectividad de dos aislamientos de B. bassiana y tres de M. anisopliae que eliminaron el 92% de los huevos en 15 días en condiciones de laboratorio y más recientemente Monteiro y col. (1994) señalaron un control del 97 y 100 % con los aislados de M. anisopliae sobre partenoginas de B. microplus en condiciones de laboratorio, en el mismo año Bittencourt y col. evaluaron en condiciones controladas el efecto del entomopatógeno M. anisopliae sobre huevos y hembras repletas de B. microplus y demostraron que el hongo provoca alteración significativa en la fase no parasítica de la garrapata.

Correira y col. (1994), encontraron que el hongo M. anisopliae presentó mayor patogenicidad a las partenoginas de B. microplus a medida que aumentaba la concentración del biopreparado.

Por otro lado Samish y Glazer, 1992 evaluaron en condiciones de laboratorio la acción reguladora de diferentes concentraciones de Steinernema carpocapsae a B. microplus, e indicaron un 100% de mortalidad a los dos días de infestado el ectoparásito con una concentración de 10 000 nemátodos por placa.

Todos estos autores entre otros tantos, apuntan a que los ectoparásitos pertenecientes a la familia Ixodidae, están expuestos a un gran número de reguladores biológicos, eso nos permite comprender el porque no son aún mayores los niveles de plagas que pululan en el ganado, si tenemos en cuenta que el promedio de huevos que oviposita una hembra de B. microplus está alrededor de los 2000 con una viabilidad por encima del 90% y las larvas pueden permanecer largo tiempo sin ingerir alimento, lo que les permite poder esperar hasta subir al vacuno y pasar a la etapa parasitaria.

CONTROL BIOLOGICO DE GARRAPATAS: SITUACION EN CUBA

Estas consideraciones han hecho que desde el 1987, nos diéramos a la tarea de evaluar el control que los enemigos naturales podrían ejercer sobre B. microplus, si estas eran incrementadas.

Aislados de hongos entomopatógenos (Tabla 1), provenientes de la micoteca del Departamento de Lucha Biológica del Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal, fueron evaluados para conocer su patogenicidad a B. microplus . En la selección de cepas para el combate de garrapatas se consideraron diversos aspectos entre los que fueron determinantes el efecto ovicida y la micosis a diferentes estados del desarrollo del artrópodo.

La patogenicidad de las diferentes cepas de los hongos entomopatógenos fueron evaluados por la inmersión durante un minuto de los estados de B. microplus (huevos, neolarvas e imagos regurgitados) en suspensiones acuosas de 107conidiosporas/ml de las diferentes cepas.

Entre los hongos más patógenos a huevos de B. microplus, estuvieron las cepas No. 1 y 2 de Verticillium lecanii, la LBBb14 de Beauveria bassiana y la 127 y Brasil de Metarhizium anisopliae.

Los aislados del hongo V. lecanii además de tener propiedades ovicidas, mataron el 100% de las larvas del ectoparásito y tuvo acción micótica sobre los adultos al producir la infectación del 30-40% de la masa de huevos.

A partir de estos resultados se hicieron ensayos en condiciones de campo y se evaluó el efecto de varios biopreparados sobre los estados no parasíticos del ectoparásito. Los tratamientos dirigidos a los pastos en las parcelas experimentales infestadas con masas de huevos de B. microplus, se obtuvo con el hongo V. lecanii (cepa LBVL-2) un control de 76% resultado que difirió significativamente de las parcelas tratadas con las cepas de los hongos B. bassiana y M. anisopliae.

Paralelo al desarrollo de estos experimentos, se hicieron evaluaciones del efecto de productos biológicos a base de V. lecanii sobre los estados parasíticos de B. microplus en novillos estabulados y se obtuvo al cuarto tratamiento una reducción total del ectoparásito (tabla 2). Las garrapatas muertas se recogieron y se llevaron al laboratorio y fueron colocadas en cámara húmeda, pudiéndose detectar en las mismas, la presencia de hifas del hongo V. lecanii.

También se han realizado ensayos durante 12 meses, en condiciones de producción, en que se compararon ganado vacuno tratadas con el acaricida Tifatol y otros con el acaricida biológico a base de V. lecanii y un tercer ensayo en que los animales fueron bañados con agua.

Según se muestra en la gráfica 1, la garrapata B. microplus, presenta en el año tres picos poblacionales que para la región occidental de Cuba están enmarcados en los meses de mayo, julio y octubre .

El mayor índice de garrapatas por animal fue en el mes de julio con un promedio de 115 5 garrapatas por animal, con una ligera reducción hacia el mes de agosto y de nuevo se incrementó la población en el mes de octubre.

Al comparar estos picos poblacionales con los registros de las poblaciones de garrapatas en animales tratados con acaricidas químicos y biológicos desarrollados en otras vaquerías (en la misma región), pudimos ver que con el tratamiento químico por aspersión, con una frecuencia de 21 días y en ocasiones cada 14 días, la población del ectoparásito en el mes de agosto alcanzó niveles de 30 garrapatas/animal, por lo que hubo que aumentar la frecuencia de baños, mientras que los tratamientos por aspersión del producto biológico con una frecuencia semanal, desde el primer baño la población de garrapatas comenzó a disminuir, con un lógico incremento en el mes de mayo (27 garrapatas/animal) coincidiendo en ese punto con el número de garrapatas registrado en los animales bañados con el acaricida químico y a partir de ese mes hay una manifiesta reducción de la población del ectoparásito en los animales bañados con el producto biológico y llega a ser en los meses de agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre menor que lo registrado en los animales bajo tratamiento con el acaricida químico.

Requisitos para la utilización de un bioacaricida

Para la utilización del bioacaricida a base de V. lecanii son varias las condiciones que deben cumplirse:

- Antes de iniciar el tratamiento biológico debe procederse a deprimir la población del ectoparásito con un producto químico y posteriormente seguir con los baños biológicos con una frecuencia semanal, durante las diez primeras semanas y posteriormente se puede espaciar cada 15 días e ir reduciendo la frecuencia de baño.

- Debe garantizarse una buena cobertura del animal.

- La aplicación debe ser en horas de baja actividad solar debido a la acción de las radiaciones solares y las altas temperaturas sobre las esporas o de lo contrario, mantener los animales en las naves o lugares sombreados, hasta que baje la actividad solar.

- No debe aplicarse en días lluviosos o si llueve, es necesario repetir la aplicación.

Método de aplicación del bioacaricida

El acaricida biológico se puede aplicar al cuerpo del animal, en una suspensión de 107 - 108 conidios/ml, con brocha, mochila de mano, motomochila, por manga asperjadora, etc.

Por el momento no se recomienda el baño de inmersión por no tener aún los resultados con los preservantes para que el producto pueda permanecer mayor tiempo en la cisterna sin contaminar.

Cualquiera que sea el método que se utilice para bañar a los animales, es requisito que estos queden bien mojados y sobre todo en las zonas de la ubre, periné y cola, así como en las axilas y la cabeza, sobre todo las orejas.

Nivel de producción del bioacaricida

En Cuba los productos de V. lecanii se obtienen por cultivo superficial estático, líquido o sólido.

Las cepas de V. lecanii para el control de garrapatas alcanzan efectividades técnicas entre 75-80% en condiciones de campo. El costo de producción es aproximadamente dos pesos con ochenta centavos, moneda nacional el Kg y se obtiene un producto que alcanza una concentración promedio de 6 x 107- 4 x 108 conidios/g.

Los productos de V. lecanii se encuentran insertados dentro del programa de lucha contra la garrapata y es importante señalar que muchos productores pecuarios tanto del sector privado como estatal, tienen cultura de utilización de este producto y cada día son más los ganaderos que solicitan el servicio técnico para el control de animales con productos biológicos.

Por todos es conocido que los medios biológicos reducen las poblaciones de los agentes indeseables, no de forma espectacular como los productos químicos, pero se llegan a establecer en el medio y en el caso de los microorganismos forman epizootias en el agroecosistema y no afectan en gran medida a la entomofauna beneficiosa; por ejemplo este microorganismo, V. lecanii al igual que B. bassiana y M. anisopliae son inocuos a la hormiga Pheidole megacephala, depredador de huevos, larvas y adultos de B. microplus para las condiciones de Cuba.

En estos momentos tenemos la línea de productos de V. lecanii con el nombre genérico de VERTISAV los que pueden ser preservados durante 6 meses a temperatura fresca.

 

REFERENCIAS:

Alfeev, N. I. y Ya. V. Klimas. 1938. Experience in cultivating ichneumon flies, Hunterellus hookeri, obtained from United States, which destroy Ixodid ticks from soviet fauna. Priroda, Moskva 2: 98-101.

Barnett, S. F. 1961. Lucha contra las garrapatas del ganado. FAO. Estudios agropecuarios. No. 5 Roma 117 pp.

Bezuidenhout, J.D. y C.J. Stutterheim. 1980. A critical evaluation of the role played by the red-billed oxpecker Buphagus erythorhynchus in the biological control of ticks. Onderstepoort J. Vet. Res. 47: 51-57.

Bittencourt, V. R. E. P.; Massaro, C. C. and Lima, A. F. 1994. Acáo Do Metarhizium anisopliae na fase náe parasitaria do ciclo biológico do carrapata Boophilus microplus . In SICONBIOL, 4, Gramado, RS. Anais. Peloras: EMBRAPA-CPACT. p. 96..

Castiñeiras, A.; G. Jimeno; Miriam López y Lilliam Sosa. 1987. Efecto do Beauveria bassiana, Metarhizium anisopliae (Fungi imperfecti) y Pheidole megacephala (Hymenoptera: Formicidae) contra huevos de Boophilus microplus (Acarina: Ixodidae) Rev. Salud Anim. 9: 288-293.

Cerny, V. 1969. Las garrapatas ectoparásitas del ganado vacuno. Los ectoparásitos de las gallinas. Serie Ganadería No. 2, Academia de Ciencias de Cuba. 1-26 pp.

Costa Lima, A. da. 1915. The calcid Hunterellus hookeri Howard, a parasite of the tick Rhipicephalus sanguineus Latreille. Observed in Rio Janeiro. Revista Veterinaria. Zootech. Rio de Janeiro 5(4):200-203.

Correia, A. do C.B., Monteiro, A.C. y Fiorion, A.C. 1994. Efeito de quatro concentracóes do fungo Metarhizium anisopliae sobre o carrapata de bovinos Boophilus microplus, em condicóes de laboratorio. In SICONBIOL, 4, Gramado, RS. Anais. Gramado p. 98.

CSIRO, 1959. Understanding the cattle tick, no. 24, Melbourne 1-12.

Franz J.M., H. Bognschüts, S.A. Hassan, P. Huang, E. Waton, H. Suter y G. Giggisni. 1980 Results of a joint pesticide test program by the working group: Pesticides and beneficial arthropods. Entomophaga. 25(3):231-236.

Monteiro, A.C., Correia, A. do C.B., Fiorin, A.C. 1994. Palogenicidade de isolados de Metarhizium anisopliae sobre Boophilus microplus (Acari, Ixodidae) sob condicoes de laboratorio. FCAV/UNESP, 14870-000, Jaboticabal, S.P. (Resumen).

Norval, R.A.L. y P.J. Mc Cosker. 1983. Tick predation by a rainbow skink. Zimbabwe Vet. J. vol. 13 no. 3/4. 53.

Rijo Camacho, Esperanza, Mercedes Luján, Elena Vitorte y E. Ponce. 1992. Control biológico de Boophilus microplus (Arochorida: Ixodidae) en parcelas experimentales. VI Jornada Científica de la Sociedad Cubana Zoología. Noviembre (Resumen).

Rijo Camacho, Esperanza, Teresa Rodríguez S. Iran, Elena Vitorte, Medardo Gómez. 1992. Control biológico de Boophilus microplus con el entomófago Pheidole megacephala. VI Jornada Científica de la Sociedad Cubana Zoología. Noviembre (Resumen).

Rodríguez, O.N., L. Espaine, A. Rivas y P. Rodríguez. 1989. Epizootiología de las enfermedades de los bovinos causadas por hemoparásitos en la República de Cuba. Rvta. Cub. Cienc. Vet. 20(1):37-56.

Rodríguez Diego, J., G. Villalbe, Raquel Abreu y A. Castiñeiras. 1983. Pheidole megacephala (Hymenoptera: Formicidae) como depredador de Amblyomma cajennense (Acarina. Ixodidae) en Cuba. Rev. Salud Anim. 5: 437-440.

Romaña, C.A., J. Fargues y J.F. Poys 1987. Mise au point d'une methode biologique de litte contre les triatominas, vecteurs de la maladie de chagas arec des, hyphomycetes entomophogenes. Bull. Soc. Path. Ex. 80:105-111.

Reach, S.H. y A. Hopkins. 1981. Reduction of arthropod predator populations in cotton fields trested with insecticides for Heliothis spp. Journal of Economic Entomology. 74(4):454-458.

Samish, Michael and Itamar Glazer. 1992. Infectivity of entomopathogenic nematodes (Steinernematidae and Heterorhabditidae) to female ticks of Boophilus annulatus (Arachnida: Ixodidae). J. Med. Entomol. 29(4):614-618.

Samsinakova, Anna, Kalakova, Susana, Daniel M. Dusabek, Homzakova Elena y Cerny, V. 1974. Entomophague fungi associated withe the ticks Ixodes ricinus. Parasitología (Praha) 21:39-48.

Sutherst, R., W. Warton y K.B.W., Vlech. 1978. Guide to studies on tick ecology. Division of Entomology. Technical Paper No. 14 CSIRO 1-59 pp.

Vega de la R. y Graciella Díaz. 1982. Depradación de la garrapata del ganado vacuno, Boophilus micropilus, por la hormiga Pheidole megacephala. Reporte preliminar. Cien. Tec. Agric. Protec. Plantas 5(2):97-100.

Veríssimo, Cecilia José. 1995. Inimigus naturals do carrapato parasita dos bovinos. Agropecuária 8 (1):35-37 Brasil.

 

Tabla 1. Diferentes cepas de los entomopatógenos M. anisopliae, P. farinosus,

P. fumoso-roseus, V. lecanii y B. bassiana utilizados en bioensayos

con B. microplus

Microorganismos

Con.107 cond/ml

Aislado de:

Localidad

M. anisopliae

     

139

6

Ostrinia nubilaris

Francia

127

7

Elateridos

-

Brasil

7,2

Mahanarva posticate

Brasil

1793

1,0

Homóptera (ninfa)

Colombia

NB (LBM 11)

1,7

Lepidóptera (larva|)

Cuba

C4 (LBM 2)

3,4

Cosmopolites sordidus

Cuba

Pic (LBM 1)

5,0

Cosmopolites sordidus

Cuba

1750

5,2

Homóptera

Filipinas

263

6,3

Insecta

-

1842

3,6

Insecta

Colombia

1840

1,1

Insecta

Colombia

1888

1,5

Insecta

Colombia

1792

8,0

Insecta

Colombia

267

2,1

Insecta

-

146

3,1

Homóptera

Brasil

Isla

4,0

Coleóptera

Cuba

Filipinas (LBM 10)

2,5

Insecta

Filipinas

1848

1,0

Insecta

-

V. lecanii

     

N-2

1,2

Homóptera

Inglaterra

N-1

1,5

Homóptera

URSS

Paecilomyces

     

P. farinosus

1,0

Lepidóptero

Cuba

P. fumoso-roseus

3,0

Lepidóptero

Francia

B. bassiana

     

Lbb 14

1,4

Insecta

Bulgaria

LBb3

1,1

Diatraea saccharalis

Cuba

LBb17

1,1

Decemlineata

Francia

LBb9

1,3

Diatraea saccharalis

Cuba

LBb8

1,2

Diatraea saccharalis

Cuba

 

TABLA 2 Porcentaje de garrapatas Boophilus microplus que le emergió el hongo

Verticillium lecanii (Cepa LBV-2)

Animal

No. garrap. muertas

No. garrap. con hongo

% emergencia hongo

917

72

57

79,1

912

102

91

89,2

911

94

81

86,1

902

78

46

58,9

700

105

73

70,0

Regresar